LOS LÍMITES A LA DEDUCCIÓN DE LA RENTA DE AUTOMÓVILES

0
972

El uso o goce temporal de un automóvil es una erogación cuya deducción, para fines de ISR, se encuentra limitada, es decir, no se puede deducir la totalidad del monto pagado a menos, claro está, que tal monto se encuentre dentro del límite contemplado en la disposición fiscal.

Las disposiciones fiscales establecen un límite en base a un monto diario máximo que se podrá deducir por concepto de arrendamiento de un automóvil y dependiendo de la finalidad del arrendamiento.

GASTOS DE VIAJE

Los gastos de viaje son deducibles, siempre y cuando se destinen a los fines que la fracción V del artículo 28 de la Ley del ISR señala y, además, se cumpla con los límites y requisitos que la misma establece.

Entre esos gastos de viaje deducibles se encuentran los destinados al uso o goce temporal de automóviles y gastos relacionados, los cuales serán deducibles hasta por un monto que no exceda de $850.00 diarios, cuando se eroguen en territorio nacional o en el extranjero, y el contribuyente acompañe el comprobante fiscal o la documentación comprobatoria que ampare el hospedaje o transporte.

ARRENDAMIENTO DE AUTOMÓVIL PARA ACTIVIDADES PROPIAS

De conformidad a la fracción XIII del artículo 28 de la Ley del ISR, tratándose de automóviles, sólo serán deducibles los pagos efectuados por el uso o goce temporal de automóviles hasta por los montos siguientes:

$ 200.00 diarios Automóvil de combustión interna
$ 285.00 diarios a) Automóvil cuya propulsión sea a través de baterías eléctricas recargables.

 

b) Automóviles eléctricos que además cuenten con motor de combustión interna o con motor accionado por hidrógeno.

 

Los automóviles que se arrienden deberán ser estrictamente indispensables para la actividad del contribuyente y deberán cumplir con los requisitos que para la deducción de automóviles establece la fracción II del artículo 36 de la Ley del ISR, misma que actualmente hace referencia a que las inversiones en automóviles solo serán deducibles hasta por un monto de $ 175,000.00.

Con lo cual se interpreta que entonces el arrendamiento de automóviles tiene un segundo límite en el sentido que el monto total a deducir por éste concepto sería de $ 175,000.00.

De esta forma el contribuyente podría arrendar cualquier clase de automóvil, sin importar fuera de lujo o no, ya que aunque pagara de arrendamiento diario una cantidad elevada, sólo podría deducir $ 200.00 diarios y en total por ese automóvil hasta la cantidad máxima de $ 175,000.00, cosa que ocurriría después de haber usado el automóvil por un total de 875 días, es decir, por más de 2 años.

Al respecto hay quienes interpretan esta disposición en el sentido de que para la procedencia de la deducción del arrendamiento del automóvil, es necesario se trate de un automóvil cuyo valor no exceda de $ 175,000.00, y sólo entonces se podrá deducir los $ 200.00 diarios por el arrendamiento, ya que si se tratara de un automóvil de mayor valor entonces no se cumpliría con el requisito que se señala en la fracción XIII del artículo 28 de la Ley del ISR, cuando establece que se deberá de “cumplir con los requisitos que para la deducción de automóviles establece la fracción II del artículo 36 de esta Ley”, interpretando que en esta disposición se fija un valor máximo del automóvil de $ 175,000.00.

Sin embargo, en mi opinión, tal interpretación es incorrecta ya que tal disposición no establece el valor máximo del automóvil, sino sólo el monto máximo a deducir por inversiones en automóviles.

Por último es conveniente citar que tales límites no serán aplicables tratándose de arrendadoras de automóviles, siempre que los destinen exclusivamente al arrendamiento durante todo el periodo en el que le sea otorgado su uso o goce temporal.

       

0

Dejar respuesta

Por favor haz tu comentario
Por favor pon tu nombre aqui